Como saber si ya es tiempo de reemplazar tus ventanas y puertas de vidrio

Las ventanas y puertas nos conectan con el exterior, pero también nos mantienen a salvo dentro de ruidos, del frío y del calor. ¿Están tus ventanas en buen estado? Si no es así, deberías plantearte reemplazarlas.

Renovar las ventanas y puertas de vidrio de tu hogar va a aumentar el grado de confort en la vivienda y su sostenibilidad. ¿Cuánto me voy a gastar? ¿Quién va a ser el instalador? Son preguntas que surgen a la hora de plantearse un cambio de ventanas o puertas. De igual forma es importante saber cuándo es el mejor momento para ello.

Por eso, con esta sencilla guía hoy queremos ofreceros una serie de consejos y trucos para ayudaros a saber que ya ha llegado el momento de tomar la decisión de cambiar tus viejas ventanas y puertas de vidrio.

Las hojas o los marcos están deteriorados y no permiten un cierre hermético de las ventanas.

El paso del tiempo tiene su lógico impacto sobre las ventanas y, en ocasiones, puede dar lugar a desperfectos en los marcos o las hojas de la ventana, comprometiendo su correcto cierre de una forma hermética.

Golpes, impactos, deterioro o rotura de los elementos del herraje (bisagras, cerraderos…) son algunos de los daños más habituales. También, en el caso de las viejas ventanas de aluminio, puede ocurrir que los tornillos que mantienen unidos los perfiles en las esquinas se rompan o pierdan y se abra una abertura por la que se cuelan el agua y el aire.

Si tus ventanas tienen alguno de estos desperfectos, no lo dudes: cámbialas.

Al estar la casa en silencio, se oyen silbidos y soplidos.

Otro de los problemas que suelen ir dándose, sobre todo en viejas ventanas con sistemas de herraje muy primitivos y, desde luego, que nada tienen que ver con los modernos, es que mientras estamos en silencio podemos oír cómo el aire se cuela por algún resquicio, ocasionando molestos silbidos y soplidos.

Cuando este problema se localiza en una ventana vieja, las posibilidades de solucionarlo son escasas. Lo más sensato es invertir en una ventana nueva de calidad.

Se cuela un ruido excesivo del exterior a través de las ventanas.

Uno de los factores que más contribuye a reducir la calidad de vida es la existencia de ruidos. Y es que los ruidos no son sólo fuente de incomodidad, sino también de numerosos problemas de salud.

Por ello, si nuestras ventanas no son capaces de aislarnos de los ruidos del exterior, es una señal inequívoca de que es necesario emplear alguno de los nuevos sistemas de ventanas, preferiblemente nuestra ventana Caroní (permite reducir hasta 50 decibelios equivalentes a una conversación en una biblioteca. La diferencia es abismal. Nuestros clientes pueden dar fe de ello.

Si el vidrio esta agrietado.

Sorprendentemente, la temperatura fuera de la ventana es una causa bastante común de un vidrio agrietado. Más precisamente, si la diferencia de temperatura en la casa y en la calle es demasiado grande, entonces las ventanas pueden comenzar a desvanecerse.

¿Quieres información personalizada y un presupuesto?