Beneficios de las ventanas de aluminio

Las ventanas de aluminio son un elemento clave de nuestra vivienda, por un lado, nos permiten estar en relación con el exterior, disfrutar del entorno, llenan nuestros espacios de luz, pero al mismo tiempo deben protegernos de las inclemencias del tiempo.

Es por ello que debemos prestar especial atención a la hora de cambiar las ventanas de nuestra vivienda, o de elegirlas en el caso de obra nueva.

Las ventanas de aluminio son perfectas para utilizarlas en exteriores, puesto que aguantan muy bien los cambios de temperatura y las variantes de humedad.

A continuación, te diremos los beneficios las ventanas de aluminio y porque son la mejor opción que podemos colocar en nuestro hogar.

Durabilidad – Resistencia

Este tipo de ventanas las llevamos viendo estos últimos años atrás y este año siguen con nosotros. Son ventanas que destacan por tener una estética moderna y tener un aspecto metálico en colores como el negro. El aluminio les aporta ese aspecto metalizado a las ventanas y las hace bastante resistentes.

Versatilidad – Adaptación

El aluminio es un material muy resistente pero también muy versátil y ligero. Gracias a esta cualidad, las ventanas de aluminio se pueden adaptar con gran facilidad a cualquier proyecto arquitectónico.

Mantenimiento nulo

Las ventanas de aluminio prácticamente están libres de mantenimiento posterior a su instalación. La resistencia del material contra la humedad y corrosión garantizan que el único mantenimiento sea pasar un paño suave para remover el polvo.

Gran hermeticidad

Son utilizadas en construcciones o cerramientos exteriores e interiores porque brinda una efectiva protección contra los agentes climáticos.

Aislante térmico y acústico

Las ventanas de aluminio admiten la utilización de vidrios termo acústicos que evitan el ingreso del frío y calor.

Para los arquitectos al tener que escoger la ventana más idónea para las oficinas es una decisión muy difícil: se necesita hacer un balance entre presupuesto, rendimiento, estética, predilección personal, entre otros inputs.

Apostar por las ventanas de aluminio en tu oficina es conseguir unos sistemas aislantes, elegantes y duraderos que además siempre lucirán radiantes, sin apenas dedicar tiempo a su mantenimiento o limpieza.

Ofrecen un gran confort térmico dentro de tu oficina haciendo que la temperatura ambiente se mantenga estable y que no sea necesario utilizar, constantemente, los sistemas de climatización, ya que conseguirás un gran aislamiento térmico. Esto se traduce en un uso más eficiente de la energía y también en un ahorro considerable en la factura de la luz. Las ventanas de aluminio en tu oficina también aíslan acústicamente, de modo que el ruido exterior reducirá su impacto en el interior y eso generará un ambiente más tranquilo y sereno, lo que va a favorecer la concentración y mejorará el rendimiento y la productividad.

El aluminio, a diferencia de otros materiales más porosos, no deja que la suciedad, las bacterias o los virus se adhieran, de modo que resulta una de las opciones más higiénicas, porque evita la proliferación de microorganismos y puede desinfectarse fácilmente.

Al instalar unas ventanas de aluminio en tu oficina también vas a contar con una mayor seguridad, porque es un material muy resistente que combate todo tipo de impactos, además de resistir bien todo tipo de climatologías. Y si hablamos de seguridad, es importante saber que el aluminio es un material ignífugo, es decir, que no prende la llama en el caso de que se produzca un incendio, ni tampoco emite gases nocivos, lo que resulta una opción muy interesante para cualquier oficina.

En cuanto al estilo, vas a encontrar infinitas posibilidades de forma, tamaño, color, apertura. El aluminio es un material muy versátil que puede hacerse a medida y que puede encontrarse en muchos formatos, por lo que resulta ideal para formar parte de la decoración de tu oficina.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros si tienes cualquier duda acerca de qué ventanas debes elegir para tu vivienda u oficina. ¡Te asesoraremos!